El Senado de la República, en sesión ordinaria este marte, aprobó en lo general y en lo particular la minuta que reforma el “outsourcing”. Decreta que las empresas no puedan contratar a través de mecanismo de subcontratación a personas para la realización de tareas permanente o esenciales.

Con 118 votos a favor se reformaron ocho ordenamientos jurídicos para regular esta forma de contratación. Únicamente se contó con la abstención de Ismael García Cabeza de Vaca (PAN) y de Joel Padilla (PT). Así, sólo se permiten las contrataciones por outsourcing para trabajos específicos o efímeros.

Los cambios se realizaron al apartado B del artículo 123 de la Constitución y a seis leyes más, entre las que están: la ley del trabajo, del Infonavit, el Código Fiscal, la Ley del ISR, del IVA y la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado.

El objetivo de esta serie de reformas es eliminar prácticas que pongan en peligro los derechos laborales. También, busca erradicar acciones que actualmente operan, por medio de simulaciones en perjuicio de trabajadores, así como del erario, indica el dictamen.

Precedentes

El pasado 14 de abril, el dictamen fue aprobado por la Cámara de Diputados, enviándolo a la cámara alta para su análisis y consecuente aprobación. Lo que sigue es que sea revisada y promulgada por el Ejecutivo.

La sesión del Senado se dio a distancia, en la que ningún senador se registró para hablar en contra de la iniciativa presidencial. De todos los grupos parlamentarios, se habló de la minuta a favor.

Entre tanto, previo a la sesión del día de hoy, las comisiones de Trabajo y Previsión Social, en conjunto con la comisión de Estudios Legislativos, aprobaron el paquete de reforma el pasado lunes, en el que se regula la subcontratación.

Finalmente, la cámara aprobó en su totalidad la minuta, sin cambiarle ningún elemento.

Dejar respuesta