Una nueva investigación sobre una preocupante variante del coronavirus que surgió en Brasil parece sugerir aún más lo que los científicos han temido: la variante brasileña, conocida como P.1, parece propagarse más fácilmente y parece más capaz de reinfectar a aquellos que ya se han recuperado de episodios anteriores de COVID-19.

Los hallazgos, que aún no cuentan con verificación por pares, mostraron que la variante P.1 impulsó la segunda ola de infecciones por COVID-19 en Manaus, Brasil, la misma región amazónica que ya sufrió una primera ola en la primavera de 2020.

Variante brasileña es más transmisible

Los investigadores estimaron que P.1 es entre 1,4 y 2,2 veces más transmisible que otros linajes del nuevo coronavirus.

La misma investigación encontró que la variante brasileña, ahora identificada en más de 20 países, también parece ser mejor para escapar de la inmunidad natural. El equipo estimó que P.1 evadió entre el 25% y el 61% de la inmunidad obtenida de una infección previa con cepas que circulaban previamente.

En otras palabras, de cada 100 personas con cepas de virus no P.1 que circularon en Manaus el año anterior, entre 25 y 61 de ellas se podrían haber reinfectado si se hubieran expuesto a P.1 en Manaus, dijeron los investigadores.

La variante brasileña también porta un conjunto preocupante de mutaciones, incluidas tres en la proteína de pico (K417T, E484K y N501Y). La investigación ha sugerido que algunas de estas mutaciones, como N501Y, podrían ayudar a que el virus se una más estrechamente a las células humanas. Otras mutaciones, como E484K, pueden permitir que las variantes eviten los anticuerpos de infecciones previas.

Muchas de estas mutaciones clave son compartidas por otras dos variantes relacionadas con el coronavirus que atraen la atención mundial: B.1.1.7, la variante del Reino Unido, y B.1.351, la variante sudafricana.

Dejar respuesta