El gobernador Héctor Astudillo Flores anunció que Acapulco, Zihuatanejo y Chilpancingo pasarán al color amarillo en el semáforo sanitario para incrementar la ocupación hotelera en la temporada vacacional.

Esta medida se implementa aunque la Ciudad de México y el Estado de México, de donde proviene la mayoría de visitantes que llegan a los destinos turísticos de Guerrero, regresaron al rojo por el aumento de contagios y fallecimientos por Covid-19.

El mandatario estatal señaló que esta decisión se tomó ante la actualización de datos de la pandemia de Covid-19 en la entidad, además de que se buscó un equilibrio entre los temas de salud y economía.

Sin embargo, esta modificación en el semáforo epidemiológico para estos tres municipios, algunos de los principales destinos turísticos de la entidad, se llevó a cabo gracias a que los datos así lo permitieron.

Sólo Taxco permanece en semáforo naranja

El único destino turístico que se mantendrá en naranja en el semáforo sanitario será Taxco, ubicado en la región norte, donde de acuerdo a la Secretaría de Salud de Guerrero hay rebrote de Covid-19.

El gobernador declaró acerca de esta decisión:

No veo un mecanismo de cómo cerrar las puertas del estado para que no vengan quienes normalmente piensan venir; lo que les podemos decir es que hay restricciones, que no estamos al 100%.

La decisión de implementar las medidas de semáforo amarillo en Acapulco, Zihuatanejo y Chilpancingo se aplican de cara a la temporada vacacional de este cierre de año, por lo que en dichas regiones podrán incrementar su capacidad hotelera al 70%.

Estas medidas entran en vigor a partir de este lunes 21 de diciembre, hasta el próximo 10 de enero de 2021.

Desde julio, cuando se reabrieron las playas y las actividades turísticas en Guerrero, el gobernador se ha quejado de la irresponsabilidad de los turistas que llegan a Acapulco, Zihuatanejo y Taxco, a quienes ha señalado de no respetar las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas y la sana distancia.

Dejar respuesta