El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió el jueves que la pandemia tendrá una fuerte repercusión en América Latina, generando mayor desempleo y pobreza.

Incluso el FMI prevé un retorno al ingreso real per cápita previo al COVID-19 hasta 2025.

“Se prevé que el shock tenga un amplio impacto en el empleo y borre parte de los avances sociales logrados por la región hasta 2015”, dijo el FMI al publicar sus últimas perspectivas económicas para América Latina y el Caribe.

Desempleo

El FMI advierte que una gran parte del empleo en la región está en riesgo por un mercado laboral informal, la concentración en pequeñas y medianas empresas y la baja capacidad para trabajar desde casa, lo que amplifica el impacto del Covid-19.

El organismo también resalta que el empleo informal no ha servido para amortiguar el efecto de las recesiones porque se ha visto severamente afectado por la pandemia:“Mujeres, jóvenes y trabajadores poco calificados (que ya eran vulnerables) sufrieron pérdidas de empleo relativamente mayores”.

Pobreza

El FMI estima una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) regional de 8.1% en 2020.

El FMI prevé un rebote del 3.6% en 2021, con una “recuperación desigual” y “profundas cicatrices”. Pero la propagación del virus persiste y la incertidumbre sobre su evolución también, con lo cual las previsiones económicas para la región están sesgadas a la baja.

“La mayoría de los países no volverán al PIB previo a la pandemia hasta 2023, y al ingreso per cápita hasta 2025, más tarde que en cualquier otra región”, señaló Werner, que escribió el blog junto a Samuel Pienknagura y Jorge Roldós.

Recomendaciones del FMI

Recomienda que las políticas públicas de los países, cuya actividad económica está afectada por cuarentenas o cierres, se enfoque en asegurar que las empresas tengan suficiente liquidez, en evitar el desempleo y los ingresos y en desarrollar planes de consolidación fiscal de mediano plazo para asegurar la sostenibilidad de la deuda nacional.

También sugirió a las autoridades que se concentren en apoyar la recuperación, incluyendo la activación de reformas estructurales, y en una etapa posterior, cuando se asegure la recuperación, deberán enfocarse en reconstruir las reservas como la prioridad de la política fiscal.

La política monetaria debe ser acomodaticia, mientras la inflación no supere la meta de las autoridades y las expectativas de inflación se mantengan ancladas.


Warning: A non-numeric value encountered in /home/p0w5fnhlzc93/public_html/lavozdeguerrero.com/wp-content/themes/Newspaper/includes/wp_booster/td_block.php on line 353

Dejar respuesta