Más de 3 mil hondureños partieron la noche del miércoles en una caravana migrante hacia México y Estados Unidos desafiando la pandemia del coronavirus, huyendo del desempleo y en busca de mejores condiciones de vida, según confesaron a la AFP.

Los migrantes despegaron a pie de la terminal de buses de a San Pedro Sula, la segunda ciudad de Honduras, situada 180 km al norte de Tegucigalpa.

De acuerdo con El Universal, Itsmania Platero, una activista por los derechos humanos, aseguró que la razón por la que los hondureños marcharán hacia México y después hacia Estados Unidos es que huyen de condiciones adversas como la violencia, el hambre y el desempleo que generó el coronavirus.

Jefrey Amaya, de 20 años, dijo a la AFP:»Nosotros no le ponemos mente a eso de la pandemia, es en lo último que uno piensa. Queremos sacar adelante a la familia”.

«Vamos en busca del sueño americano, nadie nos detiene. Aquí o nos morimos de Covid-19 o nos morimos de hambre. Los gobiernos no hacen nada por generar empleo», sentenció Miguel Artiga, de 27 años, compañero de Jefrey.

Miembros de la Cruz Roja Hondureña, que abastecían a la caravana migrante de documentos de orientación para la travesía y medicamentos básicos, aseguraron a la AFP que contabilizaron unos 1.200 en un primer grupo y cerca de 2 mil en un segundo que partió horas después.

Más de mil migrantes ingresan en Guatemala pese a barrera policial 

Cerca de mil 300 integrantes de la caravana migrante ingresó a territorio guatemalteco, según el instituto migratorio del país centroamericano.

Las autoridades dispusieron de una barrera policial que fue superada por la marcha. Las leyes para prevenir el coronavirus obligan a presentar una prueba PCR o de antígenos que demuestre que no se padece Covid-19. Sin embargo, los migrantes lograron romper la barrera de policías.

Un grupo de unas 900 personas (según datos del Instituto Guatemalteco de Migración) y se dirigieron a la frontera El Corinto, la más cercana a la costa del Caribe, que une Honduras con Guatemala. Al mismo tiempo, otro grupo de unos 200 integrantes permaneció en la estación con el propósito de ponerse en ruta al amanecer. 

Dejar respuesta